Juegos de ninjas

Camino por la espiral del miedo, de espaldas a todo lo que ví. Llevada por la mano de las pesadillas que me tapan los ojos para que no pueda recordar el camino de Juegos de ninjas.
Con la cobardía en una mano y el desespero en la otra intento mantener el equilibrio de mis click aquí .

Juegos de ninjas
Sé que es tarde para salir de este cuarto oscuro, pero lo intentaré una y mil veces, hasta que alguien abra el tapón de esta bañera y caiga sin remedio por el desagüe del olvido.
Aprendí tarde la lección que querías enseñarme, ante las dudas opte por no contestar, escondí el miedo con la mascara del engaño.
Escudada en tu cariño te conté mil mentiras, deseando que las descubrieras y me sacaras de allí.
Ahora ya es tarde, abro los ojos y estoy aquí, sola. Siento envidia de mi misma, de aquella que fui, la valiente, la optimista, la que se quedo en el camino y nunca llegó hasta esta bañera de aguas oscuras, donde me sumerjo para no sentir la cordura que se me escapa.
Soy incapaz de abrir las manos para sujetarme al borde, no encuentro el fondo donde poner los pies para coger impulso. Estoy rodeada de barro resbaladizo y estoy cansada de caer. Aún así hay días en los que me sorprendo intentándolo y durante unos segundos creo que lo conseguiré. Pero ahí está el miedo para empujarme de nuevo al abismo de la desesperación. Y asumo mi destino y vivo de los recuerdos de momentos que viví cuando yo no era yo.
Si estoy muy asustada le robo al viento unas notas y canto una canción de cuna, mientras lágrimas de plata viva caen por mi cara formando surcos a su paso.
Me perderé en un susurro, volaré en un suspiro y un día encontraré el camino de vuelta. Necesito creerlo para no tener la tentación de estirar del tapón.
Y aquí me tienes escribiendo estas palabras en un papel mojado con manos temblorosas y la sonrisa irónica de quien ya no tiene nada que perder.

Anime online

Vivimos en pleno siglo XXI, en la era de la supercomunicación, de la revolución informática, de internet a cualquier hora y en cualquier sitio. Técnicamente, entre la red y el móvil perdemos nuestra privacidad a cambio de estar permanentemente localizables, eternamente accesibles, a un par de clicks de distancia de ninguna Anime online.

Y a veces, bastantes más de las que desearía, esta aparente situación de disponibilidad y comunicación se me muestra como una gran mentira. ¿Vale que puedo charlar con multitud de personas y desarrollar un montón de actividad, y a la vez notar un gran vacío en las relaciones con la gente más enlace?
Anime online 2
¿O es que el rechazo, la incomprensión y las dificultades de compartir la vida nos arrojan en brazos de blogs, foros, correos, chats y páginas web? Siento que podría volar a la Luna o a Marte, pero que casi no sé hablar con mi compañero de trabajo, con mi vecino … o con mi hijo. Es quizás una de las paradojas de la civilización actual, uno de los aparentes dilemas que se me plantea cada vez que percibo el vacío amargo que se me instala allende el corazón en las horas bajas.

Tranquilos. No me encuentro mal en absoluto en este momento. Es más, estoy contento de mis últimas jornadas, de mis vivencias y de mis comportamientos: bueno, de casi todos ;.))), como era de esperar. Sólo son absurdas reflexiones recurrentes que surgen entre la niebla de vez en cuando … y ahí deben estar.

De hecho, he aprendido a positivizar al máximo cuanto me sucede cada día. Me esfuerzo por “trabajar” mis relaciones humanas, tanto en casa, como en el trabajo … como en la red. Todos nos necesitamos a todos. No es “homo hominis lupus” sino “homo hominis colega”, o así debiera serlo.

Ya no me machaco más con cuestiones de cómo me gustaría a mí que fuesen las cosas, sino que intento disfrutar de cuanto de bueno (mucho o poco) pueda obtener de ellas. No me peleo con lo que sucede: me hago aliado del suceso y, guiñándole pícaramente el ojo, le robo la cartera si se deja.

Respuestas Apensar

Mi amigo el informático opina que debería estar prohibido venderle un ordenador a alguien como yo. Según él soy la reina de las catástrofes, la princesa del caos…la emperatriz del desastre.
Dice que he cometido los 3 Respuestas Apensar fallos.
-Pasar del antivirus.
-No hacer copias de seguridad.
-No llamarlo. (esto último creo que iba con segundas)
Respuestas Apensar
La cuestión es que hace unos días Enlace un virus en mi ordenador, (digo yo que era un virus), que me río yo de la gripe mutante. Lo primero que se me ocurrió fue hacer un reset , al ver que eso no funcionaba decidí profundizar en el asunto. ·Tres horas más tarde pensé que la solución era hacer una recuperación del sistema, craso error!!!
Pero cual fue mi sorpresa que al empezar el proceso el ratón dejó de funcionar y me vi obligada a decir a todo que sí. La recuperación fue radical…en unos minutos había perdido todo lo que tenia guardado. Mis fotos! ¡malditas camaras digitales y maldita yo por no pasarlas a cd!, todos los programas, ¡todo!!!. El ordenador estaba como el primer día, con decirte que hasta me hizo el paseíllo de bienvenida al XP, claro que para mi fue el paseíllo de la vergüenza.
Y ahí me tienes golpeando la cabeza en la mesa y repitiendo una y otra vez mi mantra esencial..Om soy idiota om..
Odio mi autosuficiencia, ese incansable Pepito Grillo que siempre me dice que lo puedo hacer yo solita. ¿Por qué contraté tres años de servicio técnico? ¿por qué no lo apague? ¿no podía estarme quietecita y llevarlo mañana a reparar?. No, claro yo soy muy lisssta.
Lo peor fue cuando tuve que llamar al 1004 para que me ayudaran a instalar el router..
-Verá es que mi sobrina ha estado jugando con el ordenador y creo que ha hecho un reset en el router, ( es decir, intento hacerle creer que ha metido la punta de un boli en un agujero minúsculo), ya sabe cosas de niños..

Cuatro horas más tarde, y no exagero, ya había instalado los programas, pero de todo lo demás ni rastro.
Hace unos meses decidí empezar de cero y creo que mi ordenador secundo la moción. ¡Cuidate de tus deseos!!
Me han instalado un antivirus, y no es un panda no, es un pit bull con bazuca. Aunque si me vuelve a pasar seré buena chica y lo llevaré al servicio técnico, Ah! y no olvidaré hacer copias de seguridad.
Como decía mi amiga:
-¡Joder,carajo y copidisminución!

Despedida de soltera

En el fondo de mi cabeza, yo me daba cuenta de que papá ya no hablaba. Sólo fumaba y me miraba con atención. Y yo seguía, con los músculos un tanto doloridos y la respiración embravecida, pero seguía. Con la mirada fija en las paredes de la piscina, atento a los virajes para no descentrarme, sintiéndome empujado por alientos ajenos, encadenaba vuelta tras vuelta: … dieciocho, diecinueve y veinte … joder.

Y al salir, con mis piernas de doce años casi temblando, un par de manos me echaron encima mi toalla y me dieron un abrazo orgulloso, recio y sin palabras. En aquel momento pensé que bien podía haberme dicho: “bien, hijo, muy bien”. Después me apercibí que él me miraba de un modo raro, tenía un nudo en la garganta, los ojos húmedos y orgullosos y que era incapaz de articular palabra alguna. Mientras me abrazaba os juro que me sentí en el Olimpo, amigos.

Después entrené, cogí estilo, hice kilómetros, hasta competí un poco. No pasé de ser un nadador “del montón”, pero eso era lo de menos. Todas son fases por las que pasamos en esta vida, simplemente. En un momento, llenan tu tiempo con suma trascendencia, y en otro se quedan como actividades secundarias, menos Despedida de soltera.

Despedida de soltera

Con el tiempo mi padre ya no está para darme la toalla y un abrazo, pero eso no quita para que siga nadando un poco más cada año, jugando a que el mar es mi amigo y yo vivo hendiendo sus olas con suavidad, mientras me tomo un dry martini mental displicente y los Fuente y las lubinas me guiñan un ojo pícaro cuando colean para esperarme tras los montes de algas.

Y así, en cada baño, al darme el primer capuzón sigo un ritual invariable. Tomo aire, un par de bocanadas tranquilas y amplias, y empiezo a nadar a crawl lentamente, sin alborotar el agua, contando las precisas brazadas. Una, dos, tres, … Cuando llegas a treinta aproximadamente, ya estás sin aire, y ahí justamente comienza mi reto: sigo nadando, sin pensar, con el piloto automático puesto y la mente en blanco, dejando desfilar los pensamientos mientras el fondo marino pasa bajo mi quilla.

Series

A punto de quedarme el corazón hecho cubitos de hielo, nos sobresaltamos al oír que aporreaban la gruesa puerta de troncos.

Más sorpresa fue encontrar como a dos aliens al lado de sus motos de nieve a los que sólo se les veía los ojos se metían en la casa, pero a medida que iban despojándose de sus capuchas se denotaba una pareja muy agradable a la vista.

El motivo de su visita era que ellos vivían a unos kilómetros y después del inexorable invierno, como buenos vecinos les invitaban a cenar y a una pequeña Online.
Online 2
Sin pensarlo, más que nada por el hambre atrasada, aceptaron Click aquí.

Cuando llegaron se quedaron alucinados; era una especie de mansión con todos los lujos y comodidades. Los anfitriones se quedaron con unas sutiles camisetas de tirantes y les invitaron a ellos a ponerse cómodos. Se empezaron a sacar los jerséis porque realmente allí sobraba todo.

Una cena de ensueño, un montón de ricos y calientes manjares despertó nuestro ánimo y la temperatura, olvidando los rencores de esa misma mañana.

Después de la cena, ya en los enormes sofás degustando un rico licor alrededor de la enorme chimenea, el anfitrión mientras rellena las copas pregunta:

- ¿Os apetece retiraros o jugamos un StreapPoker?

Fotos divertidas

Como broche de oro a una intensa y desapacible semana de Abril, hoy hemos podido disfrutar de una hermosa tarde de Domingo, fresquita y gris, como nos gusta; sazonada con intensos chaparrones racheados y un fiero viento del norte, que amenaza resolver en una explosiva tormenta sinfónica. Una espléndida tarde de cine en esta inefable “Bella Easo”, a la que el invierno le tiene tanto Fotos divertidas.
Y así ha sido. El cine estaba a parir, pero he tenido la suerte de acertar en la película, y quisiera comentarla.

Fotos divertidas (3)
Michael Winterbottom, “Código 46″. Fantasía futurista con bastante fundamento, como dicen por aquí, y una puesta en escena más que creible.
En realidad se trata de una interesante revisión a la fatalista profecía de Orwell, tan revenida ya en estos tiempos que corren; y no precisamente por los concursos tele-Click aquí.

Dejando de lado cuestiones artísticas, es obvio que ahora contamos con muchos más datos (¿ pistas ?) para fantasear sobre nuestro futuro bienestar social, y otros menesteres más primarios, de los que el aguerrido Orwell poseía; aunque no descartaría que pudiera llegar a imaginarlos. En definitiva, Winterbottom nos presenta un futuro aterrador, en el que, sin embargo, el terror no aparece por ningún lado; más bien parece haber sido reemplazado por una especie de “profesionalidad” amable y cantarina, en la que el control es absoluto, y la “no violencia” resulta tan indigna como efectiva; quizá tan inhumana como en la propia novela de Orwell.

Como detalle un poco exagerado, cabe resaltar la manera tan limpia con que los psiquitras han superado a Freud. Pero no desvelaré nada del argumento, por si a alguién se le ocurre ir a verla. Yo la recomendaría.

En vivo

Mañana a primera hora, casi de madrugada alevosa, salgo de viaje. Este no es un viaje normal, dentro de la excepcionalidad que suelen llevar aparejada, ya que no marcho por motivo de placer, diversión o trabajo, sino que voy/vamos a enterrar las cenizas del padre de mi chica, y eso marca bastante la diferencia.
En vivo
A través de 700 kilómetros, pensaré en cómo me ha ido durante mis últimos veintitantos años. Siento que una etapa de mi vida ha terminado, que las cosas han cambiado definitivamente, que –como siempre- todo va a ser distinto a partir de ahora. Afronto el tránsito En vivo si de un viaje iniciático se tratase, pero a la inversa.

No voy exactamente a comenzar algo, sino a terminarlo. Veré lugares, calles, gentes que probablemente no vuelva a contemplar o que -en todo caso- tarde mucho tiempo en volver a visitar. enlace a despedirme de un amplio trozo de mi vida, a cerrar un círculo largo tiempo atrás comenzado, a guardar en la mochila del recuerdo un montón de imágenes y de sentimientos cuya evocación me llena de congoja y me hace reflexionar sobre la condición humana.

Cabalgo, pues, al encuentro de mí mismo en otra línea temporal, con la intención de afrontarme con una sonrisa indulgente y de dar las gracias a todo lo bueno y lo malo que me aconteció en mi “inmediato” pasado. Me gustaría que fuese una despedida sin rencores, sin malos sentimientos … madura. Y estoy dispuesto a matar porque así sea.

El Domingo por la noche estaré de vuelta, con la mirada un poco perdida y alguna lágrima huyendo por mi rostro, quizás más humano, quizás algo cansado, pero con la firme certeza de haber hecho lo que debía hacer por mis mayores, con el deseo de que exista alguien que haga lo propio por mí cuando llegue mi momento.

———————–mi voz se encontró con el eco de la habitación—————–

Vale, sé pillar una indirecta… Me senté en la sala de espera, sorprendentemente sin cabreo ni nada (es que me acababa de levantar, y no tenía mi organismo pa subidones de adrenalina justificados…) Llevaba ya un rato ahí, sumergida en el apasionante mundo de una revista del corazón de hace algunos años (hay que ver lo que hace la frustración…); cuando oí una frase que sobresalía del mundanal ruido de aquella sala, que llamó mi atención y la de los presentes:

ENFERMERA: - ¡¡Muchacha!! ¿¿Qué haces ahí sentada leyendo que no me has dicho nada?? ¿¿No sabes que tenías hora desde la semana pasada??
YO: (pa mis adentros) – Me puedes, tía…- Y me levanté.

Entré al despacho. En mi pueblo, el centro de salud es algo así como “Aquí hay tomate”, pero en versión más modestita: llega la gente; se sienta, suelta los últimos cotilleos que ha oído; recoge los que oye de los demás…, y así hasta que le toque su turno para entrar al médico (o ATS, o enfermería…, lo que sea). Por supuesto, una consulta no es una consulta sin cotilleos previos sobre la vida del paciente y en este caso, sobre mi vida (que los sanitarios de este centro no son de aquí, pero se han sabido adaptar perfectamente):

ENFERMERA: (Cruzando las piernas) -Bien, y… ¿qué te trae por aquí?-
YO: - (pensando: “ná”, que me aburría durmiendo y me dije…¿por qué no vas a que te ignore un ratito la enfermera?) -… Pueeees…, ¿la vacuna del tétanos?-
E: - Sísísísísísísísísí,…¿Y qué te ha pasado en la nariz? – 
Y: “Ná”…, un encontronazo con la de la express…- (jijijiji)
E: (Abalanzándose sobre la mesa) -¿¿¡¡Lo quéééééé!!??-
Y: - Misterios de la vida; la pata de mi enfurecida gata se encontró mi nariz en su camino…-
E: Ah, bueno, era eso… Oye… ¿y de novios qué tal?-
Y: (¡¡Ahí me has dado cacho-carne!!) -…………………….. Pasapalabra………….-(Ya cabreada, con mirada de “está usted entrando en zona peligrosa” ) –Verá, tengo pelín de prisa…-
E: - Yap…A ver niña, que hay más gente esperando… Ya he hojeado tu historial … (¡¡si se lo sabe de memoria, la tía!! Menos mal que yo le doy a la automedicación y no aparezco mucho por allí…) y chica…, que el tétanos te tocaba dentro de dos años… Y como ya el mes pasado te pusieron una… Hasta el 2015 no te puedes vacunar más-
Y: – (Y yo aquí desatando mis nervios…) -¿¿¿¿¿Ah sí????? ¿Pero entonces por qué el enfermero me dijo que volviera hoy a ponerme otra?… No entiendo nada… Pero de todos modos me voy yendo…-
E: ZZZzzzZZZ … ¡¡Mañana tienes cita con la doctora a las 11.30, no te olvides!!-
Y: - Ajá; compruebo la eficiencia del personal de este centro… Qué suerte vivir aquí…-

Creatina

Aun es pronto para hacer estimaciones, pero por lo que he visto hasta ahora puedo decir que trabajar en el restaurante… me mola! Asi que gracias a todos los que me lo recomendasteis, razon teniais! Como leereis ahora, no es una ganga trabajar alli, pero al menos es la experiencia diferente que estaba buscando.

El jueves a las 9 me fui para alla, nerviosillo para mi primer dia, despues de toda la noche en Blakemore. El restaurante es precioso, muy pijo y todo nuevo, decoracion estilo Tapies (me parece), todo muy moderno. Ian (el head chef) me pidio rellenar la application form y comprarme la ropa para el curro: una chaqueta de chef y tres gorros, y como sabia que habia estado currando toda la noche me mando para casa a descansar. Asi que bueno, me compre las tonterias estas y pase la tarde de la manera que pude, esperando al viernes para el ya por fin primer Creatina.

Creatina 4

Inciso: esa misma tarde llame a Emily, que no sabia nada de ella. Madre mia, la que se lio por telefono… Yo le habia mandado un email diciendole que el martes me habia acercado al Royal Albert Hall para ver si la veia y estarme cinco minutos con ella antes de su concierto, ya que nuestra cita se habia cancelado. Pues coge y me dice que a eso que yo he hecho en su pais se le llama “acosador”. Yo tratando de explicarle que lo habia hecho con la mejor intencion y tal, que me apetecia mucho verla y que si la habia molestado, pues que perdon. Pues nada, mucho cabreo y que mejor que le de un “break”, que igual nos lo estabamos tomando demasiado en serio, que cuando tenga ganas ya me llamara. Asi que bueno, se puede dar por finalizada la extranya relacion entre el acosador y el resultado de la conservadora sociedad americana. Vivir para Click aqui

En fin, el viernes, el primer dia en el restaurante, ya bien equipado con el gorro y toda la vaina. Como siempre, meeting nada mas llegar donde Ian me presenta al grupo de cocineros, dice que soy espanyol, que hablo muy bien ingles y que soy presentable (yo no entiendo nada). Estoy en la seccion con Frank, un hungaro bastante majo, y Luis, un espanyol bastante imbecil que encima es medio jefe. A mediodia me tuve que ir para la entrevista para el National Insurance Number, que al fin me lo van a dar. Al volver, sin haber comido ni nada, ya empezo lo bueno. Nuestra seccion esta fuera de la cocina, de cara al publico, y nos encargamos de servir tablas con embutidos ibericos y quesos, todos muy caros. Yo como son los primeros dias me han puesto, atencion, a poner los aperitivos, es decir, aceitunas, kikos, cachos de pan, almendras… a cada cosa le pongo lo suyo, un poco de aceite, perejil, pimenton, y hala, se lo paso a los camareros que son todos guapiiiiisimos ellos y moniiiiisimas ellas, todos de negro y muy jovenes. O sea, una responsabilidad del copon, ya ves tu… Aun asi intento hacerlo todo lo mejor que puedo y el Ian me felicito ayer, que el Luis le dijo que yo era muy limpio y me esforzaba y tal. Bueno hombre, buen comienzo… Pero vamos, que yo de cocinar nada, lo mio seran los embutidos.

Acido hialuronico

Cada vez que recojo el cheque con mi paga me pregunto por que no los mando a todos a la porra y me busco otro trabajo. Hay dos respuestas. La primera, por vagancia. La segunda, porque realmente encontrare otro trabajo como este?

Ahora estoy escribiendo desde el ordenador de la back office, vamos, que estoy currando. Se me ocurre que voy a hacer una tabla para que veais como es una noche tipo trabajando aqui:
Acido hialuronico 2
23.00: Llego a currar. Me paseo por el vestibulo. hago ver que estoy ya aqui. Me toco los huevos, vamos.
23.30: Paso a la recepcion. Reparto llaves, contesto de vez en cuando al telefono (generalmente no entiendo nada y digo aquello de “can you hold for a second please”). Escucho hip hop en la back office. Si hay suerte, entrego algun adaptador de corriente o llevo algo a alguna habitacion. Si hay mucha suerte intento arreglar una tele o matar una cucaracha en alguna habitacion.
00.30: Hago un “descanso” para comer la bazofia que nos dejan preparada: hamburguesa o fish and chips. Si hay suerte puede haber arroz a lo indio o pasta.
01.00: saco la basura y los periodicos Acido hialuronico.
01.30: si todo va segun lo previsto (cosa no habitual, pero bueno) el bar ya esta cerrado y la gente se ha pirado ya. Recojo los vasos sucios y los llevo a la cocina a lavarlos. Aprovecho y me como tarta de chocolate, yogur o jamon serrano y queso, segun el dia.
02.00: termino de limpiar las mesas y pasar la aspiradora.
02.30: apago las luces y me pongo a ver videos musicales en la Sky.
02.45: me quedo sopa.
05.30: me despierto con una caraja del 15. Bajo el pan y coloco los periodicos del dia.
06.00: barro y paso la fregona a la entrada (mas bien la humedezco).
06.30: me siento en la back office a pensar que voy a hacer por la tarde. Si me aburro mucho leo la mierda del Daily Express.
07.00: me largo pa casa.

Esta tabla esta sujeta a cambios tales como que:
- Ilie el barman este ligando con alguna tia, con lo cual no puedo limpiar el bar hasta mas tarde.
- Lleguen borrachos al hotel, cuyas voces a veces me despiertan (no siempre).
- Tenga mas hambre de la cuenta y me prepare un bistec o pollo a la parrilla.
- Que el borracho sea yo y duerma de 1 a 6 de la manyana.

Sigo sin saber nada de Heli, pero me acorde que el otro dia me conto que el domingo pasado (el dia del tequila en Kentish Town) fui el alma de la fiesta en el metro direccion Hyde Park, le toque el culo a la irlandesa y rode por el suelo gritando “Lorena Lorena” (penoso). Mi camiseta hecha unos zorros lo confirma. Para este domingo tengo un plan maligno para el que necesito secuaces. Solo dare unas pistas: The Church, cervezas y Pet Shop Boys. 16 horas de fiesta. Seguiremos informando.